26.2.10

IES SIMARRO DE XÀTIVA.- QUIN LUXE D'ALUMNAT







La professora de literatura castellana Mª José estava molt il.lusionada, en que els poemes de Miguel Hernández, arribaren en la meua veu al seu alumnat; ja conegueu els problemes econòmics de la majoria de centres educatius, per tal de preparar activitats complementaries al programa (enguany Miguel Hernández, el tenen els joves de 2on de batxillerat com a matèria obligatoria.)Doncs, aquesta jove professora ha engrescat els alumnes, per a que es rascaren les butxaques o les dels seus pares i sumant l'esforç de tots, arribar al nostre catxé. És clar que, nosaltres també hem rebaixat el catxé i hem oferit tot el temps que hem pogut de recital, per tal que aquestos joves i la seua professora, estigueren ben contents d'haver pensat en el poeta oriolà i el nostre programa, per invertir les seues forces i els seus estalvis. HA SIGUT UN RECITAL FANTÀSTIC, en vint anys que duc recitant no ho havia fet a Xàtiva i aquesta activitat ha sigut ben bonica per a mi, ha sigut un primer tast i esperem que vinguen molts altres moments com aquest. Els joves han estat un públic encisador, atents, espectants, participatius, volguera sempre trobar públic així als meus recitals. I és per això i per l'esforç que han fet per tal d'escoltar-me recitar, que he volgut donar-los les gràcies al blog i regalar-los a la seua professora Mª José i tots els estudiants que han participat del recital aquest matí, també els que han tingut que eixir abans per fer un examen, dic que vull regalar-los l'enregistrament que he fet ara mateix, dels dos poemes del programa que per qüestions de temps no he recitat. LAS DESIERTAS ABARCAS Y SONREÍDME. Que us vaja molt bé, el que queda de curs i que Hernández siga una de les vostres lectures i a ser possible per voluntat pròpia . !salut i poesia!

vicent

Las desiertas abarcas

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.


Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.


Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.


Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.


Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.


Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.


Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.


Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.


Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.


Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.


Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.







SONREÍDME.- Miguel Hernández
Vengo muy satisfecho de librarme
de la serpiente de las múltiples cúpulas,
la serpiente escamada de casullas y cálices:
su cola puso acíbar en mi boca, sus anillos verdugos
reprimieron y malaventuraron la nudosa sangre de mi corazón.
Vengo muy dolorido de aquel infierno de incensarios locos, de aquella boba gloria: sonreídme./

Sonreídme, que voy
a donde estáis vosotros los de siempre,
los que cubrís de espigas y racimos la boca del que nos escupe,
los que conmigo en surcos, andamios, fraguas, hornos,
os arrancáis la corona del sudor a diario.

Me libré de los templos: sonreídme,
donde me consumía con tristeza de lámpara
encerrado en el poco aire de los sagrarios.
Salté al monte de donde procedo,
a las viñas donde halla tanta hermana mi sangre,
a vuestra compañía de relativo barro.

Agrupo mi hambre, mis penas y estas cicatrices
que llevo de tratar piedras y hachas
a vuestras hambres, vuestras penas y vuestra herrada carne,
porque para calmar nuestra desesperación de toros castigados
habremos de agruparnos oceánicamente.

Nubes tempestuosas de herramientas
para un cielo de manos vengativas
no es preciso. Ya relampaguean
las hachas y las hoces con su metal crispado,
ya truenan los martillos y los mazos
sobre los pensamientos de los que nos han hecho
burros de carga y bueyes de labor.
Salta el capitalista de su cochino lujo,
huyen los arzobispos de sus mitras obscenas,
los notarios y los registradores de la propiedad
caen aplastados bajo furiosos protocolos,
los curas se deciden a ser hombres
y abierta ya la jaula donde actúa de león
queda el oro en la más espantosa miseria.

En vuestros puños quiero ver rayos contrayéndose,
quiero ver a la cólera tirándoos de las cejas,
la cólera me nubla todas las cosas dentro del corazón
sintiendo el martillazo del hambre en el ombligo,
viendo a mi hermana helarse mientras lava la ropa,
viendo a mi madre siempre en ayuno forzoso,
viéndonos en este estado capaz de impacientar
a los mismos corderos que jamás se impacientan.

Habrá que ver la tierra estercolada
con las injustas sangres,
habrá que ver la media vuelta fiera de la hoz ajustándose a las nucas,

habrá que verlo todo notablemente impasibles,
habrá que hacerlo todo sufriendo un poco menos de lo que ahora sufrimos bajo el hambre,

que nos hace alargar las inocentes manos animales
hacia el robo y el crimen salvadores.

2 comentarios:

Cris dijo...

¡Hola! Me llamo Cris, soy una alumna del Instituto Simarro. Quería darte las gracias por dos motivos: por la crítica tan buena que haces de nosotros y por haber venido hasta aquí para hacernos ver de otra forma la poesía. Desde luego, nuestra profesora Mª José, siempre nos pone los medios necesarios para todo, es de agradecer, sinceramente. Después de haber escuchado el recital fui a comentarlo a la hora del recreo con algunas compañeras mías, y desde luego, estamos todos de acuerdo en que ha merecido la pena pagar para poder disfrutar así la poesía. Yo estaba en primera fila y hubo un par de poemas que consiguieron emocionarme (aunque me de vergüenza admitirlo jeje). Por todo esto, muchas gracias, ha sido un recital espectacular.

vicent dijo...

Gràcies Cris per les teues paraules, saber el que sentiu em dóna il.lusió per continuar amb més ganes amb el que faig. Com he descobert que t'agrada la filosofia, per si tornes a entrar per ací, et deixe un poema inèdit de DINO LANTI, que em va regalar, ja em diràs si t'ha agradat. Cuida't



FILOSOFÍA
(DINO LANTI)

El primer día de clase
ya me dio mala impresión
porque había mucha “polis”
y muy poca diversión.

Luego hablaban de un tal Tales,
que debía ir en piragua,
porque pensaba que el mundo
estaba formado de agua.

Hay algo que aún me intriga
en el pensamiento griego
y es que sea “oscuro” Heráclito
siendo el mundo todo fuego.

Sólo dejándome un día
logró hacerme ver Rocío
eso de que no iba a entrar
dos veces al mismo río.

Pero cuando entraba a casa
y mi padre me gritaba
coincidía con Parménides
porque allí nada cambiaba.

Después de pasar un mes
aguantando aquel peñazo
lo que tuve con Zenón
fue un auténtico flechazo.

Luego con los pitagóricos
me sentí identificado
porque también para mí
los cincos eran sagrados.

Y al ir a la discoteca,
por mucho ruido que hubiera,
miraba al techo y oía
la música de las esferas.

Sócrates (¡oh, varón óptimo!)
siempre fue uno más en clase,
porque aunque nada sabía
no había quien lo callase.

Pero para mí era injusto
que todo el mundo afirmase
que Sócrates era un sabio
y a mí se me catease.

De Platón sólo recuerdo
que fue el primero en pensar
(menudo descubrimiento)
que aprender es recordar.

Yo creo que en aquel curso
sólo una cosa aprendí
pues por mucho que me esfuerzo
sólo me acuerdo de ti.

Aristóteles creó
el primer motor en pausa
y al volante puso un dios
que era un rebelde sin causa.

Mientras me daban Descartes
empecé a salir con Mar
¿cómo comprender el cógito
cuando existes sin pensar?

Lo de la causa de Hume
me lo explicó la Cristina
y luego lo repasé
en el billar de la esquina.

Con Kant me sentí obligado
a exprimir mi razón pura
por la simple razón práctica
de aprobar la asignatura.

Yo siempre me preguntaba
qué es lo que debía hacer
para poder esperar
aprobarla sin saber.

Y aún no sé por qué razón
dijeron que estaba mal
lo de que ver el noúmeno
sería fenomenal.

Tampoco sé por qué Kant,
que hoy debe ser una momia,
sigue siendo tan actual...
quizá sea una antinomia.

Para mí Nietzsche era un friki,
uno de esos tipos listos
que un día acaban creyéndose
superhéroes o anticristos.

MORALEJA

Una noche me ligué
con el piquito a María,
fijaté al final de qué
sirvió la filosofía.